jueves, 25 de mayo de 2017

Reseña: Confess



Hay personas con las que te encuentras que llegas a conocer, y luego hay personas con las que te encuentras que ya conoces.

Título: Confess.
Escritora: Colleen Hoover.
Número de páginas: 242.
Editorial: Atria Books.

Sinopsis: Auburn Reed tiene toda su vida planeada. Sus metas están fijas y no hay espacio para errores. Pero cuando entra a un estudio de arte en Dallas en busca de un empleo, no espera encontrar una profunda atracción hacia el enigmático artista que trabaja allí, Owen Gentry. Por primera vez, Auburn toma un riesgo y le da el control a su corazón, sólo para descubrir que Owen tiene enormes secretos por revelar. La magnitud de su pasado amenaza con destruir todo lo que es importante para Auburn, y la única manera de volver a poner su vida en orden es apartando a Owen de ella. 

Lo último que quiere Owen es perder a Auburn, pero no parece poder convencerla de que, a veces, las verdades son tan subjetivas como el arte. Todo lo que tendría que hacer para salvar su relación es confesar. Pero este caso, la confesión podría ser mucho más destructiva que el pecado como tal…   

Opinión personal: Nuestra historia comienza cuando la protagonista bastante preocupada por su falta de dinero decide que necesita un segundo empleo para solventar de una muy buena forma todos sus gastos económicos. De regreso a su casa se encuentra con un estudio donde se solicita una empleada, cuando al fin se anima a tocar la puerta no se imagina que acaba de conocer a una persona que terminara volviéndose parte de su vida de una forma maravillosa. Luego de trabajar con el pintor con el que conecto desde el principio, acuerdan volver a verse.

Lo que no se esperaban es que sus pasados y presentes los terminarían alejando de una forma inesperada. El miedo entre ambos surge por el fuerte lazo que no querían perder antes de desarrollar. Sus vidas se interpondrán ante lo que se esperaba comenzara a ser una simple historia de amor y las cosas se complicarán una y otra vez. Algunas personas se encargarán de arruinar sus momentos especiales y el rumbo de su posible relación. A pesar de estos hechos ambos tratarán de defender sus sentimientos, aunque parezca que es lo peor que podrían hacer. Hay confesiones que no pueden evitarse.

Los personajes me parecieron bien construidos, la autora se encargó desde las primeras páginas de mostrarnos la personalidad de cada uno. Las definió con bastante seguridad, los protagonistas me han parecido muy acorde el uno al otro, pues ambos tienen bastantes cosas en común y en la mayoría de los casos son los problemas los que hacen que se encuentren una y otra vez. En cuanto a los secundarios debo admitir que odie a unos cuantos porque las cosas que hicieron y en el momento en que las realizaron. Hubo algunos que mostraron desarrollo y un tipo de redención cosa que me agrado y en lo personal la compañera de apartamento de Auburn me robo el corazón desde que entro en escena.

La trama tuvo un buen desarrollo, pero a pesar de esto tuve un pequeño conflicto y es el desarrollo tan rápido de la relación que hay entre los protagonistas, simple y sencillamente no me cuadraba al principio esa fluidez con la que ambos se trataban, pero entonces la frase que he colocado al principio lo explica mejor, ellos sentían que ya se conocían, sólo que no se habían encontrado. La autora supo justificar de buena manera ese avance tan acelerado en algunas partes. 
 
Su libro no me ha decepcionado, y algo que me encanto es la forma en que consigue hacerlo más real cuando añade las imágenes o pinturas que el pintor en la novela realiza. Creó que es algo que convierte a la historia en algo incluso más trascendental de lo que ya es, además de que este año el libro se adaptó a una serie con el mismo nombre. La lectura es muy amena y puede leerse en unas cuantas horas. Contamos con los puntos de vista de ambos protagonistas que se van alternando en cada capítulo y empiezan a develar más sus confesiones. 


Entre sus páginas sin duda nos ha dejado más de un mensaje, uno de los principales es que a pesar de que todos tenemos un pasado que puede resultar doloroso de confesar, debemos aprender a dejarlo en manos de quienes nos aman si ese secreto nos está causando daño. Es mejor hablar y dejar ir todo aquello que nos lastima, aunque claro, con la persona adecuada. El amor y el cariño no son algo que se puedan forzar, son sentimientos que surgen o no. Nos comparte además de lo mucho que valen los sacrificios que hacemos por las personas que amamos y que, aunque otros traten de hacernos sentir mal o menospreciarnos, debemos tener en cuenta que valemos mucho, porque no somos lo que piensan de nosotros, al final, somos lo que pensamos de nosotros mismos.


La historia es una muy especial que puede llegarnos al corazón si nos abrimos a ella.
¿Ya lo han leído? ¿Qué les pareció? ¡No olviden comentar!

¡Hasta la próxima reseña!

Calificación:


 

lunes, 22 de mayo de 2017

Reseña: Tal vez mañana




Sólo somos dos almas completamente confundidas, asustadas de un muy no deseado pero crucial adiós.

Título: Maybe Someday.
Escritora: Colleen Hoover.
Número de páginas: 560.
Editorial: Planeta.

Sinopsis: A los veintidós años, Sydney lo tiene todo: el novio perfecto, un futuro brillante y un bonito apartamento que comparte con su mejor amiga. Pero todo cambia el día en que Ridge, su misterioso y atractivo vecino músico, le advierte que su novio la engaña con su mejor amiga y Sydney debe decidir qué hacer con su vida. Sólo con lo puesto y sin recursos, Ridge la acoge en su casa y no deja de sorprenderla. Sydney vibra cuando él toca sus hermosas melodías y, aunque el corazón de Ridge está ocupado, él no puede ignorar que ha encontrado a su musa. Cuando finalmente se den cuenta de que se necesitan, entenderán que los sentimientos no pueden traicionar al corazón.

Opinión personal: Luego de leer dos libros de Colleen no podía simple y sencillamente dejar pasar la oportunidad de adentrarme más en sus historias. En este caso todo comienza cuando nuestra protagonista que parece tener el estereotipo de vida perfecta, el día de su cumpleaños número 22 ve como todo aquello por lo que ha luchado para construir comienza a derrumbarse. Su novio la engaña con la que ella pensaba que era su mejor amiga y en realidad no tiene a dónde a ir pues sus padres viven en otra ciudad. Su vecino Ridge es el encargado de compartirle la desagradable noticia, pues no le parece propio seguir guardando lo que ha visto en secreto ya que comienza a entablar una relación de amistad con Sydney. 
Tras este panorama tan desolador, Ridge al sentirse culpable, decide brindarle asilo a su vecina que recientemente no tiene un lugar para dormir. Ambos comparten casa junto a otros dos compañeros que no son bastante comunes. Una relación de amistad y confidencia comienza a surgir entre los protagonistas y los sentimientos que ambos tratan de enfrascar muy dentro de sí mismos parecen empezar a florecer. La situación en la que se encuentran no les permite desarrollar una relación sentimental, pero no tienen idea de cómo detener lo que han empezado a sentir el uno por el otro.

En cuanto a los personajes que se nos presentaron a lo largo del libro no he tenido ni una sola queja. Sydney me ha atrapado con su personalidad bastante elaborada, es una persona muy madura que trata de poner orden en su vida a pesar del caos que parece querer rodearla y me he identificado con ella en algunas partes del libro. Ridge tiene una personalidad especial, porque a pesar de las situaciones y demás que se iban presentando mostró que, para él como persona, lo más importante es la lealtad y no se cansó de demostrarlo, es una persona que es de verdaderas convicciones. Hubo otras personalidades un tanto cliché, como la del novio de Sydney que desde el principio me pareció estúpido, machista y egocéntrico, la clase de persona que solemos detestar. Pero los personajes secundarios se robaron parte de mi corazón y es algo que me gustó mucho, que a pesar de su papel en la historia la autora logró hacerlos reales.

La trama mantuvo un desarrollo positivo y ameno. Las situaciones que logramos leer tienen bastante relación las unas con las otras y supo cómo enlazar a los personajes de un modo muy acorde a como todo se iba presentado durante el libro. Hubo algunas partes dónde pensé que para llegar a cierto punto se iban a tener que forzar algunas relaciones entre personajes, pero la verdad es que no fue así. El ritmo de la historia fue el adecuado.

El libro me ha gustado bastante, sobre todo por la cosa que la autora ha hecho con los protagonistas, me alegra decir que no me ha decepcionado. Está escrito en primera persona y nos deja ver el punto de ambos mediante la alternación de capítulos. Es muy sencillo de leer a pesar del número de páginas que tiene, tiene un estilo de escritura muy natural.

El mensaje que podemos obtener de sus páginas no es solo uno, porque es un libro que nos enseña que, aunque una persona pueda parecernos diferente, debemos tratarla con respeto y como a cualquier otra porque todos valemos lo mismo. Nos muestra la importancia de los amigos en nuestra vida diaria, lo importante que es aprender a perdonar y nos enseña que jamás debemos encerrar a nuestros sentimientos, que cuando nosotros estemos sintiendo algo no tratemos de frenarlo, porque no sabemos cuándo podríamos volver a sentirnos de esa forma, que nuestros latidos pueden llegar a ser a la propia música que nos ayudé a sanar el alma. Nos comparte que tal vez algún día o mañana, con la paciencia y la perseverancia adecuada podremos lograr alcanzar todos nuestros sueños.

En este libro que puede parecer uno más de romance, la autora se encarga de dejarnos personajes llenos de vida que se quedaran en nuestros corazones junto a la maravillosa música que el libro nos comparte. 

¿Ya lo han leído? ¿Qué les pareció? ¡No olviden comentar!

¡Hasta la próxima reseña!

Calificación:





miércoles, 17 de mayo de 2017

Reseña: El túnel

A veces creo que nada tiene sentido. En un planeta minúsculo, que corre hacia la nada desde millones de años, nacemos en medio de dolores, crecemos, luchamos, nos enfermamos, sufrimos, hacemos sufrir, gritamos, morimos, mueren y otros están naciendo para volver a empezar la comedia inútil.

Título: El túnel
Escritor: Ernesto Sábato.
Número de páginas: 159.
Editorial: Booket.

Sinopsis: Juan Pablo Castel es un pintor recluido en prisión por el asesinato de María Iribarne. Durante su encierro rememora la cadena de acontecimientos que le llevaron a perder el control, a convertirse en un hombre con el interior oscuro, un hombre poseído por una insalvable soledad, la de la ausencia de la mujer amada hasta el límite, la del engaño que ha convertido su corazón en un pedazo duro y frío de hielo y ha colocado entre sus manos el cuchillo que pone fin al sufrimiento.

Opinión personal: Este libro es mi favorito sobre cualquier otro, la historia que se nos presenta comienza con este pintor que decide escribir la historia de su crimen. El asesinó a María, la única persona que podía entenderlo en este mundo. Nos empieza a relatar cómo fue que se conocieron y nos deja ver en gran parte la personalidad tan característica que tiene y prácticamente hace que toda la historia surja. La mira por primera vez observando uno de sus cuadros, pero ella no lo miró como cualquier otra persona pudo haberlo hecho. Ella estaba sintiendo la pintura de tal forma que noto un pequeño detalle que los llevo a ambos a querer verse de nuevo. 
 
Conforme el libro avanza nos damos también cuenta de que nuestro protagonista sin duda alguna es una persona demasiado solitaria como para iniciar cualquier tipo de contacto social con los demás, lo que sorprende aquí es la forma en que luego de la exposición pasa la mayor parte de su tiempo imaginando como sería conocerla, pues por desgracia esa noche no pudieron hablar, porque María se fue de inmediato. Un tipo de obsesión por ella empieza a crecer en la mente de Pablo de tal modo que lo único que lo motiva sigue siendo la esperanza, la esperanza de llegar a tener una conexión con ella. Luego de unos meses se encuentran y una relación tormentosa empieza a dar frutos.

Los personajes me han parecido sensacionales, la forma en que están construidos ha estado muy bien organizada. Contamos con pocos personajes en el libro y ellos no me decepcionaron en absoluto. La personalidad más atrayente que he encontrado es la de nuestro protagonista Juan Pablo, que nos deja ver como algo muy particular de su parte, la manía que tiene por pensar tanto las cosas que le suceden a su alrededor. Es un psicópata innegable que tiene una forma de pensar deslumbrante. Nos encontramos de principio a fin con una persona de creencias y convicciones inamovibles que a pesar de lo que hizo parece no arrepentirse en absoluto, porque después de todo en una parte de la historia el mismo lo confiesa… “Tengo que matarte, María. Me has dejado solo.” Era algo que tenía que hacer, puede que perderla haya sido lo peor que pudo haber vivido en su momento, pero después de todo él sentía la obligación de hacerlo y en eso no hubo ningún error para su lógica confusa.

La trama se desarrolló de una manera muy atrapante para el lector, pues el modo en que nuestra historia comienza ya es por si misma algo que no siempre solemos leer. Es como si el final hubiera sido nuestro principio todo el tiempo y ya solo quedase explicar la forma en que se llegó hasta ahí. No por esto, la forma en la que se lleva acabo el asesinato se siente menos trágico o doloroso, porque descubrimos que detrás de ese acto había una sola cosa que el protagonista no supo expresar correctamente y era el amor.

Como ya les había mencionado al principio, el libro es uno de mis grandes favoritos que siempre tendrá un lugar muy especial en mi corazón. Está escrito en primera persona y tiene capítulos muy breves que lo convierten en una lectura muy amena que puede llevar unas cuantas horas. Muy recomendable cuando por diversas situaciones no tenemos mucho tiempo para leer. El autor nos presentó de una muy buena manera su punto de vista sobre su visión del mundo, nos dejó un poco de su propia metafísica. 
 
El libro nos comparte diversos mensajes a lo largo de sus páginas, nos muestra que el mundo puede ser mucho más de lo que nosotros mismos nos planteamos, nos lo muestra de una forma cruda y lúgubre que puede llegar a hacer que nos cuestionemos el modo en el que lo vemos. Porque a pesar de que el mundo en sí mismo no es un lugar muy agradable, podemos luchar para tratar de hacerlo un lugar mejor o revolcarnos en nuestras propias miserias y terminar dañando nuestras almas de forma irreversible. No debemos confiar en que el destino o algo más terminara por darnos las respuestas a todas nuestras interrogantes, debemos luchar por obtener lo que deseamos en la vida. Se nos presenta a la muerte y otros aspectos que podríamos consideran luctuosos como algo que en realidad no conocemos y pueden terminar siendo un viaje increíble y lleno de descubrimiento, una nueva forma de despertar. La felicidad está rodeada de dolor e incluso el amor mismo está entretejido en un montón de situaciones deplorables, las mentiras, el odio, los celos, que sin duda puede ser una rosa que huele ligeramente a sangre.
 
El autor nos presenta una nueva visión de la forma en que el mundo puede verse, nos comparte parte de sí mismo en medio de sus palabras y nos hace reflexionar sobre cómo somos o queremos ser. Podemos ser sólo túneles oscuros, solitarios y miserables o podemos intentar salir de la oscuridad y compartir todo lo que tenemos de nosotros mismos con los demás.

¿Ya lo han leído? ¿Qué les pareció? ¡No olviden comentar!

¡Hasta la próxima reseña!

 Calificación: